miércoles

¿Vendes a todos?

Cada vez que alguien nos dice que su mercado son todos, damos un paso para atrás y nos sujetamos fuerte.

No puedes aspirar a vender a todo el mundo. No lo vas a lograr. Es imposible. No tienes dinero ni tiempo. Y si los tuvieras y la gente fuera cayendo en tus redes, otros aparecerían para coger cacho.

Los monopolios no existen a nuestra escala. Además, nadie los quiere. Como comprador te gusta elegir. Es parte del juego. Somos desconfiados por naturaleza. Nuestro cerebro ha heredado de nuestros antepasados conductas que nos predisponen a ello. Dormimos con una oreja levantada. ¿Cuándo fue la última vez que preguntaste a la competencia para contrastar lo que pagas?

Tu mercado no es todo. Elige una parte y trabaja con ella. Mas tarde escoge otra. Si puedes aplícate en las dos pero nunca en todo. No todos compran igual. No hay dos hoteles iguales. Ni siquiera perteneciendo a la misma cadena. No compran igual los jóvenes que los ancianos. No puedes filtrar siempre por barrios. Tampoco puedes aplicar siempre esquemas económicos o sociales. Cada producto tiene un público objetivo y tendrás que localizarlo.

Búscalo, céntrate en él. No desperdicies tus recursos.

(Autor foto: Fernando García Redondo en Flickr)

No hay comentarios:

Publicar un comentario