martes

La excelencia puede significar un pequeño esfuerzo

Mira que cuesta encontrar a un mecánico de coches, fontanero, electricista, pintor u otro profesional, que te llame a los tres meses para preguntarte cómo te va con su trabajo. En algunos sectores es tan fácil diferenciarse que resulta raro que nadie lo haga. 

¿Tan difícil es que un albañil deje la casa limpia antes de marcharse? Pues no lo es. Y sabemos de una empresa a la que los propietarios de segundas viviendas les encargan trabajos desde la distancia y confían en su resultado sin problemas. Lo han resuelto con fotos diarias y videoconferencias. 

¿Sabías que en algunos talleres te regalan un cambio de aceite a los tres meses de la reparación como aval de su garantía? ¿Y qué me dices de ese técnico en climatización que se compromete a volver a los dos meses a revisar la instalación del aire acondicionado? Hasta hay una sala de celebraciones que te envía fotos de tu fiesta al cabo de unas semanas como agradecimiento de tu encargo.

Ten cuidado, amigo. Tu competencia se está poniendo las pilas. Te va a dejar en la estacada. Mira a ver qué puedes ofrecer y hazlo rápido. Tus clientes se pirran por este tipo de detalles.

(Autor foto: Wonderlane en Flickr)


No hay comentarios:

Publicar un comentario