viernes

Sal a la calle

Te gusta tu oficina. Es luminosa, cómoda. No podía ser menos. Le dedicaste mucho tiempo a escoger la calle, los muebles, los equipos informáticos, la disposición de las mesas y todo lo demás.Hiciste un buen trabajo.

Pero mira a tu alrededor. ¿Te has fijado? Todos los clientes están fuera. ¿Recuerdas la última vez que te visitaron? Si divides lo que te costó el arreglo del local por los contratos firmados en tu despacho te dolerá la cabeza. De verdad, no lo hagas.

Coge tus tarjetas y sal a por ellos. No te preocupes por la oficina. A lo mejor no vuelves en un par de días.

(Autor foto: yiri en Flickr.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario