lunes

Crea tu red social

¿Has pensado en el efecto multiplicador que tienen las referencias? Imagina que pides 2 referencias y que esas te proporcionan otras dos, que a su vez te dan otras dos y así sucesivamente. Qué mejor manera de atraer posibles clientes, ¿no? 

La realidad es otra. ¡No pedimos ninguna!. Lo ideal es adquirir la rutina de pedirlos siempre. ¿Por qué no? Si el cliente está satisfecho seguro que nos ayudará. También sabe que es así son los negocios. Hoy por ti y mañana por mi.

Y si no logramos cerrar el contrato también es un buen momento. Piénsalo. Tu has hecho un buen trabajo, el cliente está contento de tu labor pero tu producto o su precio no ha encajado en ese momento. No corre ningún riesgo al recomendarte a algún conocido. Sabe que lo vas a tratar bien y vas a respetar la decisión de compra. Pídele una referencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario